Lunes, 26 de junio de 2017

 youtube_20_color Visita nuestro canal Youtube

Gibraltar se queda sin los ingresos del juego “on line”
Escrito por ABC   
Miércoles, 14 de Junio de 2017 00:00

El Gobierno gibraltareño de Fabian Picardo acaba de sufrir un nuevo revés en sus aspiraciones por tratar de negociar su futura relación con la Unión Europea al margen del Reino Unido. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea, con sede en Luxemburgo, ha resuelto que los operadores de juegos de azar “on line” que florecieron en los últimos años en la colonia, tienen que someterse al mismo régimen fiscal que impera en el Reino Unido. Es decir que para la cuestión de la libre prestación de servicios, Reino Unido y Gibraltar deben ser tratados como un único Estado.

La sentencia fue pronunciada en respuesta a una consulta elevada por el Tribunal Superior de Justicia de Reino Unido con respecto al recurso presentado por The Gibraltar Betting and Gaming Assotiation (GBGA), la Asociación de Apuestas y Juegos de Gibraltar acerca del régimen fiscal sobre juegos de azar aprobado por Londres en 2014. Este régimen obliga a los proveedores de servicios de estos juegos a abonar un impuesto por los juegos de azar a distancia que ofrecen a los consumidores de Reino Unido, aunque no estén radicados allí.

La cantidad de dinero que las apuestas “on line” dejan en Gibraltar es enorme, al acoger la actividad de numerosas empresas que evitaban, gracias a la ventajosa fiscalidad del Peñón, tener que pagar la tasa del 15 por ciento introducida por una nueva normativa fiscal aprobada en el Reino Unido.

Para poder seguir disfrutando de su beneficios, la industria del juego en el Peñón, con el tácito respaldo del Gobierno gibraltareño, quería que, para esta ocasión, Gibraltar fuera tratado como un tercer país y no como un territorio dependiente de Londres, con el fin de poder acogerse así a la libre prestación de servicios. Les iba en el envite unos beneficios de unos 340 millones de euros anuales. Ahora tendrán que pagar el 15 por ciento de los beneficios que obtengan en el Reino Unido.

Con la llegada de las apuestas “online”, las autoridades británicas probaron un poco del amargo brebaje que España tiene que beber desde hace tiempo a causa del parasitismo del Peñón: la evasión de unos impuestos que, en lugar de terminar en las arcas del Estado quedan en los bolsillos de las empresas que se radican en la colonia o de los florecientes despachos de abogados que llenan las calles del Peñón.

El tribunal europeo tiene claro que “Gibraltar no forma parte del Reino Unido”, pero recuerda que sus relaciones exteriores están a cargo de Londresy que, por ese motivo se le aplica el derecho comunitario, con unas excepciones fijadas en 1972 cuando los británicos se unieron a la UE, entre ellas que el Peñón no forma parte de la Unión Aduanera. Por eso, la sentencia tiene un componente político nada desdeñable cuando están comenzando las negociaciones del Brexit.

A pesar de su incansable actividad, que estos días le llevó al Comité de Descolonización de la ONU, Fabian Picardo ve como se le siguen cerrando puertas por la que buscar un trato que les permita desligarse del destino de la metrópoli londinense para intentar preservar así sus jugosos privilegios.

Picardo y los gibraltareños deben asumir que nada será como antes y apostar a que su futuro dependerá cada vez más de España.

 
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner